julio 24, 2024
normas de convivencia en el colegio

Normas de convivencia en el colegio

La actividad de enseñanza-aprendizaje implica un acuerdo entre la directiva del colegio, los maestros, los padres y representantes y los estudiantes. Visto como contrato social, a todas las partes le corresponde una parte de la responsabilidad para que el proceso académico sea un éxito. En tal sentido, se plantean quince normas básicas de convivencia.

normas de convivencia en el colegio

  1. Respetar el calendario. Tanto los estudiantes como los maestros deberán manejarse por el horario de actividades académicas suministrado por el colegio. En el caso de los estudiantes, deberán cumplir con la presentación de los exámenes previamente pautados por los maestros y  profesores.
  2. Llevar vestimenta autorizada. Los estudiantes deberán asistir al colegio con la vestimenta autorizada por las autoridades del colegio. Regularmente se usa un uniforme para abaratar los costos de vestimenta y evitar el uso de ropa inadecuada entre los estudiantes. 
  3. Prohibido el consumo de bebidas y sustancias estimulantes. Aunque resulta una norma obvia, ya que el consumo de sustancias estimulantes conforma una falta grave y un delito en muchos países, la directiva de las instituciones educativas lo establecen por escrito. La embriaguez no es tolerable entre ninguna de las partes que conforman una institución de este tipo. Además, las directivas prohíben cualquier material u objeto que implique un riesgo a la comunidad educativa.
  4. Justificar las inasistencias. Como regla de convivencia general, los estudiantes deben cumplir con la mayoría de las clases (75% o más) y toda inasistencia debe ser justificada por escrito. La responsabilidad debe ser compartida. Por ello, el maestro también debe ser suplido en caso de su inasistencia justificada. 
  5. Respetar la autoridad del profesor. Quien ostenta la autoridad dentro del salón de clases es el maestro o profesor. Bajo este principio, los estudiantes deberán obedecer al profesor y cumplir las actividades que el mismo les manda. El respeto deberá ser mutuo, por lo que el educador deberá manejar su autoridad con grandeza, sin abusar de la misma.
  6. Cumplir las actividades académicas. El contrato de enseñanza-aprendizaje implica el compromiso tácito de los estudiantes de realizar las actividades académicas. Siempre habrá dificultades más o menos graves para resolver las tareas, pero también el educador pondrá en acción la mejor estrategia para que el estudiante asimile los contenidos de los programas de estudios.
  7. Orientación especializada. Los estudiantes tienen el derecho de recibir una orientación psicológica y vocacional en cualquier momento, durante su permanencia en la institución. Cualquier autoridad, comenzando por el maestro, deberá poder canalizar dicha orientación, aunque el estudiante no la pida expresamente. El asunto deberá ser tratado con respeto y discreción.
  8. Comportamiento ético profesor-estudiante. Si la autoridad reside en el profesor o maestro, sobre este recae la responsabilidad de conservar la distancia afectiva con el estudiante. La buena convivencia se relaciona con que cada cual conserve su rol dentro y fuera del salón de clases. El profesor no podrá tener estudiantes favoritos y no aceptará tratos afectivos particulares de ninguno de ellos.
  9. Un plan en caso de emergencia. Nunca se sabe cuándo habrá una emergencia que rompa la tranquilidad y armonía entre los estudiantes. Por ello, la institución deberá proveer a los estudiantes y profesores de las herramientas y conocimientos para el manejar de emergencias, como seísmos, inundaciones, tormentas, etc. Toda institución deberá tener planes de contingencia.
  10. Respetar los bienes ajenos. En todas las comunidades, donde es común la diversidad de costumbres y conductas apropiadas o no, es posible que se produzcan robos. Más allá de establecer castigos, una condición -sine qua non- de la convivencia es respetar la propiedad ajena. Desde luego, el saber que habrá un castigo es un elemento disuasivo; pero lo ideal es que no ocurra el robo por la existencia de principios éticos comunes. El comportamiento ético es extensible a todos los miembros de la comunidad educativa. 
  11. La higiene corporal. En la dimensión de las costumbres culturales es difícil dar por ciertas e inmanentes ciertas aseveraciones. La tolerancia también es un valor a destacar. En general, las instituciones educativas promueven que sus miembros vistan apropiadamente y conserven la higiene personal. Ello redunda en la buena convivencia. 
  12. Buen oyente y buen hablante. La comunicación asertiva implica saber escuchar y saber hablar. Es normal que haya diferencias de opinión. Lo que se debe evitar es la descalificación y la diatriba que no lleva a una conclusión concertada. Incluso el silencio comunica, por ello es mejor callarse cuando el interlocutor solo puede escucharse a sí mismo. En las exposiciones de clases el respecto comienza por escuchar al otro atentamente. Se deberá pedir la palabra y respetar el tiempo de exposición de los compañeros de estudio.
  13. Comportamiento adecuado. Si bien la escuela es un centro de formación de valores cívicos y morales, esta formación no sería completa si el joven no recibe la orientación correcta y el ejemplo en su hogar. El estudiante deberá comportarse de manera respetuosa aun cuando sea víctima de bullying, problema que deberá exponer ante la autoridad, el profesor o el personal directivo, para su solución. 
  14. El bullying no. Partiendo del punto anterior, el “acoso escolar” se debe destacar como una categoría aparte de la necesidad de un comportamiento adecuado, por su poder destructivo de la buena convivencia en el colegio. No se trata solo de un comportamiento inadecuado, sino de acciones consecutivas delictivas. Las consecuencias han sido trágicas: suicidio, abandono de la escolaridad, ansiedad, depresión, entre otras. Por ello, estas conductas cada vez son menos toleradas. Son también parte del problema aquellos estudiantes que se mantienen al margen, aun sabiendo de casos de acoso y violencia entre sus compañeros.
  15. Toda ayuda siempre será bienvenida. Un principio básico que debería saber todo estudiante y cualquier miembro de la comunidad educativa, es que se va al colegio a aprender. Por ello, preguntar antes que errar debería ser una consigna. No solo habría que estimular la participación en clase sino el compañerismo prepositivo y asertivo. Conservar la regla de preguntar cada vez que se tiene una duda lleva a la resistencia y tolerancia al fracaso. El trabajo en equipo favorece el intercambio de ideas y la discusión de los temas expuestos por el profesor. La convivencia social en el aula se ve favorecida con la programación de actividades lúdicas tendientes a la asimilación de los contenidos del programa. Las reglas de convivencia y los instrumentos de enseñanza se convierten en uno solo.

normas de convivencia en el colegio

Compartir
Dejar un comentario

Gracias por visitarnos

Somos WikiPsicologia, un espacio hecho por profesionales donde buscamos expandir el conocimiento en esta ciencia social tan importante.

Actualmente nos visitan alrededor de 500.000 personas mensualmente desde todo el mundo, y continuamos creciendo; llevamos desde 2019 creando contenido y continuamos haciéndolo.

¿Cuál es nuestro objetivo? Que ante la necesidad de información, pueda estar al alcance de todos!

¿Alguna pregunta o algún tema que necesites que desarrollemos? Puedes contactarnos a través de [email protected] y comentarnos; o bien puede que esté programado para ser publicado (cargamos más de 30 contenidos al mes) o bien lo agregaremos en agenda para trabajarlo pronto.

Gracias!