julio 24, 2024
Insomnio

Insomnio

El insomnio es un trastorno muy común como lo demuestran las estadísticas a nivel global. Las mismas señalan que se presenta con más frecuencia en personas del género masculino, sin embargo no hay restricciones con respecto a la edad. En los últimos años ha habido un aumento en casos de adultos mayores, y también en parte de la población cuyas actividades y ambiente laboral son extremos. 

Se identifica un patrón con similitudes, sin embargo es importante acotar que cada paciente reacciona y experimenta de distinta forma. A continuación se describen cuáles son las características de esta condición que permiten identificarla. Asimismo se brindará algunos consejos para su tratamiento. 

¿Qué es el insomnio?

El insomnio se define como un tipo de trastorno común caracterizado por cambiar los ciclos del sueño y descanso. Esta es una condición que ocasiona dificultades para lograr conciliar el sueño o quedarse dormido. Quienes lo padecen como resultado sufren de fatiga, a causa de dormir poco o mal. Puede afectar a las personas de distintas maneras, por ello se pueden identificar diversas tipologías de acuerdo a sus características. 

El insomnio agudo, o de corta duración, es el más común. Se presenta de manera habitual o en ciclos dependiendo de ciertos factores externos. Algunas de las causas más frecuentes son el estrés y la experimentación de eventos traumáticos. Los pacientes en promedio pueden durar algunos días, y en raras ocasiones semanas, sin poder dormir adecuadamente. 

En cambio, el insomnio crónico, como su nombre lo indica, es el que se prolongará durante meses. Quienes padecen esta condición sufren aún más por los efectos secundarios. Este es un problema que deriva en otros más, de considerable gravedad para la salud física y mental. Su origen se puede encontrar en el consumo de medicamentos y sustancias como el alcohol, cafeína y tabaco. 

Salvo algunas excepciones, existen casos en donde el origen no se puede identificar o comprender bien. Esto significa que son pacientes cuyo principal problema es el insomnio crónico, pero el mismo puede ser agravado a partir de un largo período de estrés y malestar emocional. Estadísticamente se observa que es muy común en personas que trabajan en turnos de largo período de tiempo y bajo condiciones extremas. 

La consecuencia principal del insomnio es la somnolencia diurna, ésta se caracteriza por mantener al paciente en un estado mental confuso. Esto significa que la persona presenta una notable falta de energía. El paciente no podrá concentrarse en tareas tan sencillas como leer o hablar. Igualmente, presentará deficiencias en su capacidad para aprender y retener información. 

La memoria presentará “vacíos” en su contenido, se les dificultará recordar información importante. Este problema también se traduce en la torpeza física, será muy difícil poder realizar ciertas habilidades manuales como escribir o inclusive caminar. Por ello, no se recomienda que los pacientes manejen porque pueden provocar accidentes automovilísticos por ejemplo. 

Insomnio

¿Cuáles son los síntomas?

Los síntomas del insomnio presentan un patrón en común, cuya característica principal es no poder conciliar el sueño. Aunque el paciente pase varias horas o días activo, y aun cuando sienta fatiga física y mental; no podrá dormir bajo ninguna circunstancia. Es por ello que podría requerir de la ayuda de fármacos recetados para dormir, o de sustancias como el alcohol y de drogas con efectos adormecedores. 

Cuando se comienza a desarrollar esta condición, es usual que el paciente primero permanezca despierto durante un largo periodo de tiempo antes de dormirse. Es un cambio en el patrón mental y conductual que ocurre de manera paulatina. Eventualmente los síntomas se van agravando, de manera que aumentarán los períodos de tiempo sin descanso. 

A continuación se mencionan cuáles son los síntomas más comunes, que describen el comportamiento de una persona con insomnio. Son los siguientes: 

  • Imposibilidad para lograr dormirse en un corto período de tiempo. En cambio, deberá esperar por más minutos u horas hasta lograr entrar en la primera fase del sueño. 
  • El paciente solamente logrará dormir por períodos cortos de tiempo. Esto significa que diariamente solo dormirá aproximadamente entre 2 a 4 horas promedio. 
  • Al inicio de esta condición es habitual que el paciente permanezca despierto durante gran parte de la noche. También algunos pacientes pueden llegar a permanecer despiertos por más de 24 horas continuas, esto ocurre en los casos más graves. 
  • El paciente se levanta demasiado temprano diariamente. Asimismo, los desvelos son muy comunes, solamente se logra dormir después de esperar y permanecer en cama por una o dos horas promedio. 
  • Aun cuando logré dormir un poco, el paciente siempre se sentirá fatigado. Es normal que sienta dolores físicos y dificultad para concentrarse en cualquier actividad. 
  • Los cambios abruptos en el estado de ánimo ocasionarán fricciones con las personas de su entorno. El paciente es incapaz de lograr mantener una mentalidad activa, no podrá tener un buen rendimiento en sus tareas diarias. 

¿Cuáles son sus causas? 

A continuación se describen cuáles son las causas y factores en común en los casos registrados. Son los siguientes: 

  • El estrés es un factor común en la vida personal y en la cotidianidad del paciente. Sirve como desencadenante de múltiples condiciones como el insomnio, a largo plazo ocasiona un importante desgaste en la salud mental y física del paciente. 
  • Es habitual que se sufra de problemas económicos. En consecuencia, se vive con constante preocupación; lo cual impide poder mantener la tranquilidad y estabilidad mental afectando la calidad del sueño reparador. 
  • Los problemas emocionales y la depresión son sólo algunos de los factores que pueden influir. Asimismo, problemas personales tales como el fallecimiento de una persona cercana o un divorcio; son algunos ejemplos de situaciones negativas y estresantes que influyen. 
  • Trabajar en una actividad altamente estresante que además deba a realizarse con cambios frecuentes en su horario. El ejemplo más común son aquellos trabajos que se ejecutan por varias horas consecutivas durante el horario nocturno. 
  • Realizar viajes constantes por varias horas y a largas distancias. La falta de estabilidad y la imposibilidad de poder estar en contacto con personas cercanas. Estos son factores que contribuyen a que el paciente se sienta cansado y preocupado.  
  • Mantener un estilo de vida sedentario puede contribuir al eventual desarrollo del insomnio. Cualquier tipo de estilo de vida que sea poco saludable generalmente se considera como una causa directa. 

En algunos casos particulares se observa que parecer de algún tipo de problema respiratorio puede relacionarse con el sueño. Esto es especialmente relevante, debido a la preocupación que genera presentar alguna complicación  al estar dormido e inconsciente. Por ejemplo, la apnea del sueño ocasiona constantes interrupciones impidiendo un descanso pleno. 

Insomnio

¿Cómo combatir el insomnio? 

El primer paso para tratar el insomnio es realizar un diagnóstico, el mismo indicará cuáles son los problemas que deberán ser atendidos. Para ello el médico tratante realizará una evaluación médica tomando en cuenta el historial clínico. Asimismo realizará las preguntas correspondientes que le permitirán obtener detalles sobre los hábitos al dormir

También un examen físico permitirá descartar el padecimiento de otros problemas médicos que puedan influir en el desarrollo del insomnio. Para ser más específicos, en la actualidad se utiliza un estudio del sueño, en conjunto se aplican diversas técnicas y herramientas que pueden medir la calidad del sueño. Durante el proceso se evalúa como el cuerpo responde. 

En cuanto a los tratamientos en primeras instancias se recomienda que el paciente realice cambios en su estilo de vida. Esto significa que deberá mejorar sus hábitos para dormir lo cual va a aliviar los síntomas logrando conciliar el sueño y mantenerse dormido por varias horas. Ejemplos de este tipo es dejar de realizar actividades como ver televisión o trabajar hasta altas horas de la noche. 

Esta parte del tratamiento es muy importante debido a que elementos externos que son partícipes de la vida personal del paciente pueden influir negativamente. Es decir, si el individuo está constantemente bajo intenso estrés, seguir una dieta poco saludable, tener poco contacto social e inclusive problemas laborales. Todos estos son sólo algunos ejemplos de cómo el estilo de vida puede causar cambios en el sueño.  

El tipo de terapia que mejor se adecúa es la terapia cognitiva conductual. Este es un recurso que se puede adaptar a las necesidades del paciente. Implementa distintas técnicas cuya finalidad es ayudar a aliviar la ansiedad que genera el insomnio. Durante su puesta en práctica se podrá identificar cuáles son los patrones mentales y conductuales que también pueden influir.  

Cuando se trata de insomnio crónico se recurre a la administración de medicamentos que pueden aliviar los síntomas y restablecer un horario regular. Estos deben ser utilizados en pacientes que están bajo estricta vigilancia médica, son de uso delicado y son comercializados solamente con prescripción. 

Compartir
Dejar un comentario

Gracias por visitarnos

Somos WikiPsicologia, un espacio hecho por profesionales donde buscamos expandir el conocimiento en esta ciencia social tan importante.

Actualmente nos visitan alrededor de 500.000 personas mensualmente desde todo el mundo, y continuamos creciendo; llevamos desde 2019 creando contenido y continuamos haciéndolo.

¿Cuál es nuestro objetivo? Que ante la necesidad de información, pueda estar al alcance de todos!

¿Alguna pregunta o algún tema que necesites que desarrollemos? Puedes contactarnos a través de [email protected] y comentarnos; o bien puede que esté programado para ser publicado (cargamos más de 30 contenidos al mes) o bien lo agregaremos en agenda para trabajarlo pronto.

Gracias!