febrero 23, 2024
hábitos saludables

Hábitos saludables

La salud humana involucra una serie de estados funcionales tanto a nivel físico, psíquico como social. Es una noción que también depende de las diversas etapas de la cultura y, por ello, está en continua revisión. Es irreductible a solo una condición médica, aunque regularmente se tiene por una persona saludable a quien no presenta patologías que le impidan desarrollar una vida plena.

La lista de hábitos saludables para adultos y niños que se plantean acá son algunos de los más importantes. Son 30 hábitos saludables sub-clasificados en hábitos saludables para adultos y niños, bajo las categorías de salud, higiene y alimentación. 

Hábitos saludables para niños 

A continuación se describen los principales hábitos saludables que se recomiendan ser aplicados en niños. Todos por igual pueden ser utilizados por individuos de distintas edades y género, estos garantizarán una mejor calidad de vida debido a que brindan importantes aportes tanto en la salud física como mental. Tendrán una mejor comprensión en relación con cómo funciona sus cuerpos y cuáles son sus cuidados. 

Estos deben de ser tomados en cuenta porque permiten que haya un desarrollo psicosocial más adecuado. Además, durante su práctica los niños aprenderán importantes lecciones que influirán en como ellos se relacionan con su entorno. Son parte del proceso adaptativo y de aprendizaje propio de la etapa infantil. Son los siguientes: 

Hábitos de salud para niños 

  1. El agua cubre el 70% del cuerpo humano. Por ello, se debe mantener la hidratación del niño antes de sentir sed. A través del sudor y la orina el cuerpo humano elimina las toxinas. Todo niño debe cargar en su mochila suficiente hidratación y convidarlo a que tome agua regularmente. Tomar agua siempre será mejor opción que tomar una gaseosa, es la mejor alternativa familiar.
  2. Evitar que los niños jueguen con tierra o arena contaminada. En la tierra  o arena se pueden encontrar muchos microorganismos que pueden pasar al organismo del pequeño a través de la boca, los ojos o la piel. Es probable que el niño tenga pequeñas heridas bajo las uñas que pueden infectarse. Las infecciones son tan peligrosas que pueden causar la muerte si no se detectan a tiempo. 
  3. Permitir que los niños realicen actividades deportivas grupales o  jueguen en deportes colectivos. La vida social que facilita el deporte grupal favorece la empatía, la socialización, fortalece la salud integral y la armonía entre mente y cuerpo. 
  4. Inscribir a los niños en actividades culturales, como teatro, música y artes visuales. Dejar que los niños experimenten con varias actividades extra curriculares, sin presionarlos, ellos escogerán donde se sientan más a gusto. 
  5. Promover en los niños el uso responsable y educativo de las nuevas tecnologías de comunicación. Dirigir a los niños para que aprendan a manejar el tiempo de ocio que podría proporcionar un video-juego y la importancia de Internet como herramienta de aprendizaje y de información para realizar sus tareas formativas. El adulto o representante deberá establecer horarios para una y otra actividad. 

hábitos saludables

Hábitos de higiene para niños 

  1. Los niños deben tener un cepillo de dientes propio y pasta dental apropiada, más un peine, jabón con PH neutro y toallas personalizadas. Así, el niño aprende a cuidar y responsabilizarse por sus utensilios de aseo. Y si come en la escuela es importante que pueda llevar un kit de aseo en su mochila, que no sea el mismo que usa en su casa.
  2. El niño deberá cepillar sus dientes tres veces al día o después de comer. Habría que orientar a los niños respecto a la importancia de tener una buena salud bucal
  3. Se debe enseñar al niño desde pequeño a conservar la limpieza del baño. Cuando el niño ya es autónomo para usar el baño también hay que instruirlo para que sepa cómo debe usar el WC y limpiarse adecuadamente, antes de salir del mismo.
  4. El aseo personal va acompañado del cambio de ropa diario, tanto exterior como interior. Los niños deben aprender la diferencia entre usar ropa limpia y sucia. Además, el menor debe saber dónde va la ropa sucia y la limpia y su ordenamiento.
  5. El aseo personal también se extiende a las orejas. De manera natural, los oídos están protegidos por cera; pero, la limpieza de las orejas regularmente queda en el olvido cuando el niño se ducha. Por ello, las orejas deben ser cuidadas especialmente. 

Hábitos de alimentación para niños 

    1. Los alimentos son la fuente de energía del organismo humano. Por ello, la energía debe ser ingerida lentamente. Comer debe ser una experiencia gustosa para los niños. A los chicos hay que acostumbrarlos a respetar el acto de comer. El ritual de la comida favorece además su buena asimilación y digestión. 
    2. Después de pasar 8 o más horas sin comer, el desayuno debe ser para cualquier niño la comida más importante, donde no deberían faltar las proteínas, los carbohidratos, las frutas, los cereales y la leche o una bebida similar. 
    3. Lo recomendable es que el niño haga cinco comidas diarias, pero si es imposible la merienda más tres comidas principales no debería faltar. Es una forma también de controlar la ingesta de golosinas que solo aportan azúcares. 
    4. Es mejor que los niños se acostumbren a comer en horas específicas. Además, se debe evitar la ingesta de grandes porciones.  
    5. Si un niño ve que sus padres solo comen frituras, será muy difícil que le gusten otros alimentos cocidos mediante procedimientos más sanos. Por ello, el ejemplo es esencial para que el niño cree el hábito de comer platos al horno, frescos o hervidos.

Hábitos saludables para adultos 

En los adultos se observa generalmente un proceso que va en detrimento en relación con aquellos aspectos positivos que se ponían en práctica durante la etapa infantil y en la adolescencia. Es decir, debido a la influencia de diversos elementos propios de la vida adulta en ocasiones las personas dejan de cuidarse a sí mismas. Es por ello que es necesario prestar mayor atención al cuidado físico y mental durante esta etapa. 

Una gran parte de las enfermedades en adultos se debe a la falta de atención al cuidado adecuado del cuerpo. Pero además también este descuido tiene importantes repercusiones en la salud mental. A continuación se describen algunos de los consejos y prácticas que deben ser Integrados en la cotidianidad de cualquier adulto. Son los siguientes: 

Hábitos de salud para adultos 

  1. La compañía afectiva es una de las necesidades más importantes para la vida del adulto. La soledad lleva a la tristeza y la enfermedad. Regularmente los adultos que están protegidos por varios afectos se sienten alegres y satisfechos. La salud es integral, física y emocional, por lo que el cultivo de amistades siempre se reflejará en una mejor disposición anímica para sobrellevar cada día. El amor y el cariño del entorno es esencial para la salud.
  2. Al hábito anterior se une la actividad social, porque el ser humano es gregario por su propia naturaleza. Los adultos tendrán un mejor equilibrio vital en la medida de su actividad social. La reunión con amistades para disfrutar de intereses comunes (bailar, comer, conversar, etcétera) está vinculada con el bienestar general y la calidad de vida. La salud se ve fortalecida en la medida en que las personas adultas se sienten relevantes y queridos en su grupo social.
  3. La regla debería ser no fumar y evitar ser un fumador pasivo. Los fumadores están dentro del grupo de más riesgo de muerte. El hábito de fumar está asociado al desarrollo del cáncer, de enfermedades cardiopulmonares crónicas, ceguera y diabetes, entre otras enfermedades. Si bien el cigarrillo es nocivo para la salud de todo ser humano, en los adultos trae consecuencias aún más determinantes. Las sustancias tóxicas que contiene el tabaco reducen sensiblemente la expectativa de vida.
  4. La actividad física es uno de los hábitos más beneficios para la salud general de las personas adultas. Existen muchos mitos respecto a la conveniencia o no de llevar un plan de ejercicios diarios, pero la ciencia ha demostrado que la personalización del ejercicio es la clave. La actividad física siempre será la mejor alternativa frente al envejecimiento. Está demostrado que el ejercicio retarda la aparición de enfermedades crónicas y, si ya existen, reduce su poder de afectación. Los ejercicios aeróbicos redundan en la salud de los sistemas orgánicos, especialmente del músculo-esquelético, el nervioso y el cardio-respiratorio.
  5. Tener un propósito de vida y conservar el optimismo en pro de lograrlo día a día es una poderosa herramienta para vivir en sana armonía con el entorno. Un ser productivo es aquel que realiza una actividad de influencia positiva en la sociedad. Los seres humanos alcanzan sus objetivos y metas en la adultez. Es la etapa del crecimiento intelectual y el desarrollo de un oficio o la profesión más anhelada. En la medida en que el adulto ve cosechar sus esfuerzos la mente se despeja de todo sentimiento negativo, lo que redunda en la salud y una mejor calidad de vida.

hábitos saludables

 

Hábitos de higiene para adultos 

  1. Una recomendación que nunca falta es lavarse las manos y las uñas con frecuencia. Las manos y las uñas son los instrumentos de contacto del cuerpo más usados. Por ello, son potencialmente una fuente de enfermedades infecciosas. La prevención entonces es fundamental. Debe lavarse las manos y el interior de las uñas con jabón antes de comer y cocinar, al despertar y acostarse, después de ir al baño, tocar basura y a un animal; en cualquier circunstancia donde sus manos estén en contacto con fluidos humanos y sustancias externas.
  2. El hábito de ducharse diariamente es ciertamente una costumbre socio-cultural. En muchos países donde el agua potable no es un derecho consagrado el hábito de ducharse encuentra un inconveniente determinante. Sin embargo, la higiene personal es la principal acción para evitar micosis de la piel y la reproducción de bacterias patógenas. El aseo del cuerpo redunda en la buena percepción que las personas tienen entre sí.
  3. El cuidado de la piel pasa por conservarla hidratada. Dependiendo del tipo de piel, un buen hábito de higiene es evitar que esta pierda humedad. Tomar suficiente agua potable e hidratar la piel con emolientes con ph neutro resulta beneficioso para la piel, que es el órgano más extenso del ser humano. Asimismo, debería mantener los labios y manos hidratadas.
  4. Conservar el cabello aseado y libre de seborrea es una necesidad para cualquier persona. En general, un cabello bien cuidado, una barba bien conservada y limpia, habla muy bien de la persona. Tanto la piel como el cabello y los vellos de la cara cumplen una función protectora de agentes externas, por lo que deben mantenerse limpios. 
  5. Los pies también deben cuidarse y mantenerse libres de hongos. En los individuos con diabetes es fundamental el cuidado de los pies. Se debe evitar la exposición de los pies a superficies de uso público o de libre acceso a cualquier persona. Regularmente, las enfermedades infecciosas de los pies están asociadas con caminar descalzo en baños comunes. Un buen hábito de higiene es polvorear los pies con talcos antisépticos y mantenerlos secos.

Hábitos de alimentación para adultos 

  1. Evitar el consumo excesivo de carnes rojas, a favor de las carnes magras y blancas es siempre una recomendación general. 
  2. Por otra parte, habría que evitar los alimentos procesados, los ricos en azúcar refinada y sal, en grasas saturadas y, antes que freír en aceite los alimentos, es mejor cocinarlos al vapor, en agua o “a la plancha”.
  3. El alcohol no es un alimento, es un estimulante, en cualquier caso. Debido a ello, y teniendo en cuenta el tipo de licor, se debe evitar. 
  4. Consumir más frutas y verduras también es un excelente hábito, junto a legumbres y alimentos ricos en fibras. 

Las personas adultas deben encontrar un equilibrio entre la ingesta de alimentos ricos en carbohidratos y proteínas. Se recomienda comer, tres veces al día pequeñas porciones, más una merienda a media tarde. Sería útil la guía de un médico dietista para conservar un peso ideal y evitar enfermedades asociadas al exceso de peso, como la hipertensión y la hiperlipidemia (colesterol alto), entre otras. Pero, por encima de lo anterior, las personas deben hallar su propia dieta, la que su organismo asimile mejor, con el fin de conseguir un equilibrio entre lo que come y la salud.

Compartir
Dejar un comentario

Gracias por visitarnos

Somos WikiPsicologia, un espacio hecho por profesionales donde buscamos expandir el conocimiento en esta ciencia social tan importante.

Actualmente nos visitan alrededor de 500.000 personas mensualmente desde todo el mundo, y continuamos creciendo; llevamos desde 2019 creando contenido y continuamos haciéndolo.

¿Cuál es nuestro objetivo? Que ante la necesidad de información, pueda estar al alcance de todos!

¿Alguna pregunta o algún tema que necesites que desarrollemos? Puedes contactarnos a través de [email protected] y comentarnos; o bien puede que esté programado para ser publicado (cargamos más de 30 contenidos al mes) o bien lo agregaremos en agenda para trabajarlo pronto.

Gracias!