junio 22, 2024
cultura

Cultura (concepto)

El vocablo “cultura” se origina del latín colere (cultivar) y tiende a verse como acción o proceso y como estado de lo que ha sido cultivado. En cualquier caso, el uno y el otro están interrelacionados. 

Y en este sentido, por extensión se habla del “cultivo” de las facultades humanas. La cultura como acción es más o menos similar a educación, instrucción, humanización, socialización, etc. 

Cuando se refiere a lo “cultivado” comprende los estados subjetivos, como conocimiento, hábitos, estilos de vida…, o estados objetivos, como el patrimonio artístico, herencia cultural, etc.

La cultura es un concepto de muchas facetas

El concepto de cultura se muestra en principio polivalente dependiendo de la posición que se ocupe para definirlo. Incluso, dependiendo del idioma, la palabra “cultura” es movediza.

Desde el punto de vista etnográfico, la cultura es un vasto dominio de conocimientos, creencias, arte, moral, derecho, costumbres y todo cuanto se entienda como capacidades y hábitos asimilados por los individuos, integrantes de una colectividad. 

Si se concede espacio a la perspectiva simbólica de la cultura habría que entenderla inicialmente como “pautas de significados”. O más ampliamente, como la dimensión simbólico-expresiva de todas las prácticas sociales y sus matrices subjetivas, con todos sus artefactos institucionalizados. 

La cultura es entonces el conjunto de signos, símbolos, representaciones, modelos, actitudes, valores, entre otros, propios de la vida social.

De esta manera, se observa que la cultura no puede ser aislada como una dimensión separada del conjunto de los fenómenos sociales, ya que la misma está presente en todas las instancias: en forma de lengua, en los mitos, en los ritos, en el dogma, formando parte de los artificios, constituyendo la gestualidad y la postura corporal de los sujetos. 

No existe una única cultura, sino varias que se solapan

Es más, desde la teoría de la cultura, se deja ver la existencia de múltiples culturas, entendiendo que la humanidad es un ente cultural. 

Dentro de esta postura relativista, donde se niega la división entre culturas menores y mayores (propia de la perspectiva etnocentrista), se pone el acento en el desarrollo particular de cada pueblo o sociedad, homogenizando las culturas al situarlas en el mismo nivel de complejidad. 

Esta posición advierte que los diferentes estados de desarrollo de los mitos, leyendas, creencias, ritos, etc., que conforman cada cultura, no pueden explicarse bajo una teoría genética o biológica.

Con un interés más expositivo que concluyente y parcializado, se observan posturas más o menos materialistas, más o menos idealistas de cultura. 

Aquellas que ponen el acento en los procesos adaptativos de los grupos humanos respecto al entorno ecológico, junto a las nociones idealistas que subrayan los sistemas cognitivos, estructurales y simbólicos, insistiendo en lo abstracto sobre lo tangible.

Igualmente, pero –y esto es importante- sin excluir la producción material como una respuesta adaptativa sobre el medio natural.

cultura

Consideraciones de la UNESCO SOBRE LA CULTURA

Para la UNESCO, la cultura tiene dos líneas de comprensión. Las detallamos a continuación:

  1. Una visión antropológica, en la que la cultura no es sólo un dominio específico de la vida, sino que es “constructora, constitutiva y creadora” de todas las dimensiones de ésta, sumando a la economía y el desarrollo
  2. Un enfoque descentralizador en el que el mundo está conformado por “culturas”, consubstancial a la noción de “archipiélago de culturas”, en un mundo dividido por fronteras y naciones.

Por ende, esta organización internacional ve la cultura como la acción integral de los seres humanos. Asimismo; no como algo global, sino más bien particular y diverso. En tal sentido, se valora y se acepta la heterogeneidad cultural. 

Dimensiones de la cultura: características generales

La cultura puede ser entendida desde tres dimensiones articuladas. Estas son las siguientes: 

  1. La cultura como comunicación. Se refiere al conjunto de sistemas de símbolos, signos, emblemas y señales, entre los que se circunscriben, aparte de la lengua, el hábitat, la alimentación, la vestimenta, entre otros, vistos no por su aspecto funcional, sino como sistemas semióticos.
  2. La cultura como inventario de conocimientos. Vista como la suma de conocimientos, entre los que se cuentan las ciencias, pero también las creencias, la intuición, la contemplación y el conocimiento práctico del sentido común.
  3. La cultura como visión del mundo. En esta dimensión están incluidos los cultos, las filosofías, las ideologías y, en suma, toda preocupación sobre perspectivas totalizadoras, que conlleva un sistema de valores y, por ello, motivan la acción y permiten la interpretación del mundo.

Como se aprecia, estas dimensiones cumplen una función operativa útil para el análisis de la cultura. Por ejemplo, al mencionar la religión es obvio que la misma implica, al mismo tiempo e indivisiblemente, una perspectiva del mundo, una forma de conocimiento y una manera de comunicación particular.

Cuando se menciona la “cultura” específica de un pueblo, comunidad o país se está haciendo referencia al sumario de las tres dimensiones características de la cultura

Es decir, se refiere a la suma de la facultad creadora e innovadora de la colectividad. Asimismo, a su capacidad de adaptación y su voluntad de modificarse e intervenir sobre su medio.

En suma, la cultura es consubstancial a una colectividad, ya que conforma su memoria, favorece la unión de sus integrantes y facilita la justificación de sus acciones. Y es que la cultura es, al mismo tiempo, socialmente determinada y determinante, como también estructurada y estructurante.

Manifestaciones y clasificación de la cultura

La cultura se manifiesta en dos formas, a saber. No son sencillas de explicar, pero se suelen estudiar:

  1. En formas subjetivadas de esquemas de acción, pensamiento y sentimiento, vinculados con la posición social del sujeto (el sociólogo francés Pierre Bourdieu llama a estos esquemas “habitus”)
  2. En formas objetivadas representadas por los “bienes culturales”, lo que se entiende por patrimonio artístico-monumental, publicaciones, pinturas, obras teatrales, entre otros; y la cultura académica legitimada por títulos, prácticas rituales institucionalizadas, entre otras.

Desde luego, es apreciable una vinculación dialéctica entre ambas formas de la cultura. Las formas objetivadas se sustentan en la apropiación y permanente reactivación por parte de los individuos que poseen la solvencia cultural (el “habitus”) para valorizar las formas objetivadas antes descritas.

cultura

Los registros de las manifestaciones culturales


La cultura ha sido objeto de múltiples registros. Cada uno de estos registros no solo testimonia lo cultural, sino que le otorga visos particulares. Veamos los casos más comunes a continuación: 

  1. Cultura tópica. Es la cultura puesta en términos de categorías, como la organización social, preferencia religiosa o tipo de economía. 
  2. Cultura simbólica. Es la cultura fundamentada en los significados que estructuran valores abstractos, compartidos por una sociedad, un pueblo o una nación.
  3. Cultura mental. Vista en estos términos, la cultura es comprendida como un compendio de ideas o de hábitos aprendidos, que moldean el comportamiento social y hacen de cada persona un mundo, como suele decirse.
  4. Cultura estructural. Desde el enfoque estructural, la cultura es la articulación de ideas, símbolos, comportamientos, esquemas y pautas.
  5. Cultura histórica.  Es un concepto que subraya la herencia social de los pueblos. Las personas en sociedad, como sujetos gregarios, asimilan unas estrategias particulares de adaptación al entorno y formas de comportamiento en la vida común.

La cultura además ha sido clasificada por su extensión, desarrollo y dirección. Al respecto, damos explicación a nuestros lectores.

Otras clasificaciones de la cultura

El tema de la cultura es complejo, cotidiano pero complejo. En dado caso, sobresale por su extensión y heterogeneidad. Por ello, resulta que existen otras clasificaciones de este fenómeno, entre las que podemos mencionar las indicadas en el siguiente esquema:

  • Por su extensión:
  1. Cultura universal. Definida así en tanto es vista como una abstracción, de acuerdo a las características que son compartidas por las sociedades del mundo (por ejemplo, la costumbre de despedirse de los demás, aunque puede variar de forma, es universal).
  2. Cultura total. Se denomina así porque está integrada por una serie rasgos propios de una misma sociedad. 
  3. Cultura particular. Es la cultura conformada por el conjunto de normas compartidas por un grupo que a su vez se integra a la cultura general; pero, en la sustancia se diferencia como “subcultura”. En un país pueden subsistir diversas culturas.
  • Por su desarrollo:

2.1) Cultura primitiva. Es la cultura que conserva características precarias de avance técnico, respecto a otras culturas.

2.2) Cultura civilizada. Es aquella de alto crecimiento técnico y complejidad respecto a producciones abstractas y materiales del pueblo o sociedad.

2.3) Cultura analfabeta o pre-alfabeta. Es la cultura que carece de escritura, tan solo se comunica a través del lenguaje verbal.

2.4) Cultura alfabeta. Es la cultura que conoce la expresión oral y escrita.

2.5) Cultura sensista. Es la que subraya su procedencia sensitiva o su origen netamente perceptivo, que la conforma. La cultura sensista se debe a los órganos de los sentidos.

2.6) Cultura racional. Es definida por el imperativo de la razón, de sus productos palpables.

2.7) Cultura ideal. Es una construcción entre la cultura que proviene de los sentidos y la cultura racional, donde priva la razón y sus productos materiales.

  1. Por su dirección:

3.1) Cultura post-figurativa. Es una vertiente cultural que consiste en la retoma, sin cambios evidentes, de antiguas costumbres. La herencia juega acá un papel esencial.

3.2) Cultura configurativa. Distinta a la anterior, se fundamenta en la asimilación del comportamiento de sociedades contemporáneas. Las personas asumen comportamientos de otros, recreando los propios. El resultado es una síntesis de ambos.

3.3) Cultura pre-figurativa. La construcción de este tipo de cultura se produce sobre la base de pautas y comportamientos nuevos, apropiados a la nueva generación. El pasado carece de importancia como modelo a seguir, pero sí tiene importancia como referente (lejano) para no repetirlo.

cultura

La cultura: toda una gama de complejidades

La cultura es un atributo que va más allá de lo subjetivo, implica a los individuos como partes integrantes de colectivos. Las creencias culturales compartidas, los principios, las memorias, las expectativas, las tendencias del pensamiento, las formas de actuar, etcétera, están por encima de las particularidades e individualidades. 

La cultura es simbólica. El pensamiento simbólico es consubstancial a los humanos como también lo es para la cultura. El símbolo se manifiesta verbalmente, gestualmente, entronizado en una lengua o cultura particulares, en la gestualidad corporal… 

Además, los símbolos producidos por los seres humanos van más allá de la lengua. Por ejemplo, el agua bendita es un símbolo del catolicismo romano. Por ende, la cultura no es solo la creación de cosas materiales, sino también lo insustancial y material. La memoria, por ejemplo, integra la cultura.

El símbolo cumple la función de sustituir alguna cosa. De hecho, la cultura nace cuando los homínidos adquirieron la capacidad de crear y conferir significados a las situaciones o cosas y, subsiguientemente, pudieron absorber y valorar tales significados. 

La vida humana, vista retrospectivamente, ha dependido de la cultura, de lo que implica: aprendizaje, pensamiento simbólico, manipulación del lenguaje, uso de utensilios, productos culturales… 

Los hábitos, las percepciones y las invenciones culturales construyen la naturaleza humana de muchas maneras. Los hábitos forman parte de las tradiciones culturales que transforman, por ejemplo, las necesidades biológicas en costumbres culturales. 

Particularmente, los franceses no sienten vergüenza cuando orinan en público, introduciéndose regularmente en los urinarios (pissoirs) pobremente aislados de las calles de París. Por su lado, en Perú las campesinas del altiplano orinan en las cunetas de las calles, protegidas por sus grandes faldas.

De lo anterior se deduce que la cultura y las costumbres varían. En dado caso, son las civilizaciones las que pretenden homogeneizar varias culturas bajo su regazo. Empero, esto no siempre lo logran a cabalidad.

Por ejemplo, bajo el manto de la “civilización occidental” aparece culturas como: la norteamericana, latinoamericana y europea. Se trata de manifestaciones muy diferentes, aunque bajo una misma catalogación civilizatoria. 

Consideraciones finales acerca de la cultura

Para los antropólogos la cultura es todo cuanto existe entre las dimensiones de la naturaleza y lo humano. La cultura, así entendida, comprende rasgos que pueden ser vistos como poco importantes (como la cultura popular), pero que en modo alguno se pueden menospreciar. 

Por ejemplo, si se quiere entender la cultura norteamericana habría que destacar la importancia del Hot dog, como la de Michael Jackson y la comida chatarra.

Y, por último, las culturas están integradas, no solo por sus acciones financieras y sus modelos sociales imperantes, sino además por los temas, valores, configuraciones y perspectivas del mundo, que persisten a lo largo del tiempo.

Sucede que un grupo de valores nucleares conforman cada cultura y ayudan a diferenciarla de otras. El individualismo y la ética de trabajo son condicionantes que han caracterizado el ser estadounidense a través de las generaciones. Otras culturas, como la francesa, están condicionadas por un conjunto distinto de valores dominantes.

Compartir
Dejar un comentario

Gracias por visitarnos

Somos WikiPsicologia, un espacio hecho por profesionales donde buscamos expandir el conocimiento en esta ciencia social tan importante.

Actualmente nos visitan alrededor de 500.000 personas mensualmente desde todo el mundo, y continuamos creciendo; llevamos desde 2019 creando contenido y continuamos haciéndolo.

¿Cuál es nuestro objetivo? Que ante la necesidad de información, pueda estar al alcance de todos!

¿Alguna pregunta o algún tema que necesites que desarrollemos? Puedes contactarnos a través de [email protected] y comentarnos; o bien puede que esté programado para ser publicado (cargamos más de 30 contenidos al mes) o bien lo agregaremos en agenda para trabajarlo pronto.

Gracias!