febrero 23, 2024
complejo de alejandro

Complejo de Alejandro

Todas las personas en algún momento se han sentido inferiores en algún aspecto, sobre todo cuando se trata de realizar comparaciones con personas cercanas como amigos o familiares. Estas inquietudes pueden relacionarse con la apariencia física o la inteligencia, ciertos aspectos personales pueden ser calificados como virtudes mientras que otros son defectos. Finalmente se unen elementos de índole social o cultural que presionan a las personas a seguir una serie de normas. 

Todos los aspectos antes mencionados contribuyen al desarrollo de condiciones mentales que reflejan su impacto en la salud de las personas afectadas. Algunas poseen una mayor propensión en comparación a otras, una de estas condiciones es conocida con el nombre de Complejo de Alejandro. Puede asociarse con el complejo de inferioridad debido a sus similitudes, sin embargo en este caso se involucran específicamente a padres e hijos. 

El complejo de Alejandro se presenta el jóvenes y niños que sienten no estar capacitados para lograr los mismos logros del padre, o incluso superarlo. Es un estado emocional intenso que se convierte en una limitante para poder lograr una relación afectiva más positiva. 

¿Qué es el complejo de Alejandro?

El Complejo de Alejandro es un estado mental caracterizado por la conflictividad y rivalidad que siente un hijo con respecto a su padre. Se puede manifestar de múltiples maneras pero principalmente se puede observar fácilmente el rechazo que muestran los hijos por sus progenitores. Dependiendo de la intensidad de las emociones se convierta en un resentimiento patológico. 

Comprendiendo que un complejo se trata básicamente de una imagen psíquica con una fuerte carga emocional, esta misma es incompatible con una actitud o conciencia normal. Es decir, este es un complejo que al igual que otros es incompatible con la voluntad y las intenciones conscientes, por lo tanto revela aspectos tales como conflictos morales o traumas emocionales. 

Podría afirmarse que éste es un complejo que revela el deseo inconsciente por convertirse en una mejor persona en comparación con el progenitor. Los individuos que desarrollan este tipo de complejo pueden haber experimentado con anterioridad algún tipo de conflicto relacionado directamente con el padre. 

También existen otros tipos de complejos que relacionan a hijos con sus padres en relaciones conflictivas de distinta índole, este es el caso del complejo de Edipo y el complejo de Electra. Sin embargo, la particularidad que presenta el complejo de Alejandro radica en que la relación es más tensa, se combinan emociones como el resentimiento, ira y el deseo de venganza por ejemplo. 

La razón por la cual sea elegido este nombre para referirse a este complejo en particular se debe a una referencia histórica. Se trata de la historia de Alejandro Magno quien tuvo una relación conflictiva con su padre llamado Filipo II. Diversas razones influyeron en el desarrollo de una relación marcada por la competitividad, el héroe macedonio nunca ocultó sus deseos por superar a su antecesor. 

Los triunfos del padre en diversas campañas militares y bélicas son algunas de las razones más mencionadas.  Pero también algunos historiadores señalan que la convivencia familiar nunca pudo llevarse de una forma normal, en consecuencia desde temprana edad Alejandro desarrollaría paulatinamente resentimiento por la falta atención afectiva. 

complejo de alejandro

¿Cuáles son sus características y ejemplos?

La principal característica de este complejo es la manifestación de comportamientos que señalan el rechazo o incomodidad con respecto a la figura paterna. Usualmente se hace mención de que es un complejo que solamente se desarrolla en pacientes del género masculino, si bien es cierto que estadísticamente la mayoría de los casos se presenta de esta manera; no significa que haya impedimentos para que pueda presentarse en pacientes del género femenino. 

Al igual que Alejandro Magno cuando consideró a su padre Filippo de Macedonia su principal rival, las personas que desarrollan esta condición tratarán de superar a toda costa cualquier logro del padre. En ocasiones puede confundirse con el complejo de inferioridad, las similitudes se encuentran en la incapacidad de mostrar seguridad en sí mismos o capacidades de superación. 

De forma generalizada las personas que padecen el complejo de Alejandro se encuentran en un estado de frustración. Esto se traduce en el padecimiento de numerosos trastornos emocionales asociados como la depresión y la baja autoestima. Además, puede empeorar debido a las deficiencias afectivas dentro del entorno familiar, estos problemas dentro del hogar influyen negativamente en el estado emocional ocasionando graves problemas. 

Las personas que sufran de este complejo suelen encontrarse en una situación social marginada o en cambio presentan dificultades para relacionarse con el entorno. Pueden exhibir comportamientos como la excesiva complacencia hacia los demás, dificultad para tomar decisiones así como también timidez. De manera generalizada, se puede afirmar que son individuos que son  incapaces de reconocer sus propios méritos; porque siempre están centrando su atención en el progenitor. 

Se observa que estos individuos son más propensos a reaccionar negativamente ante las críticas. Incluso puede que no sean tolerantes a opiniones o aportaciones que tienen una finalidad constructiva, siempre mostrarán una actitud defensiva. Usualmente cualquier comentario proveniente del padre será tomado como un intento de provocación o desestabilización. 

¿Cuáles son sus causas? 

No hay una causa definitiva o única que pueda ser el punto de inicio para el desarrollo de este complejo. Uno de los posibles escenarios es aquel donde el padre es una figura que representa el triunfo o la conquista de importantes logros dignos de mencionar. Se convierta en un referente para el hijo, con lo cual devenga una continua presión por parte del entorno familiar y social para igualar o superar los mismos. 

También es importante mencionar que algunos individuos son más propensos a desarrollar una condición psicológica marcada por los sentimientos de inferioridad o culpabilidad. Esta inseguridad a menudo esconde un origen conflictivo, puede ser algún tipo de trauma ocurrido durante la etapa de la niñez; en el cual esté involucrada la figura paterna. 

Puede tratarse de una situación en la cual se enfrentan dos individuos que han desarrollado individualmente dos complejos distintos. Este es el caso donde el padre tiene el complejo de superioridad y el hijo el complejo de inferioridad, la dificultad por lograr mantener una comunicación efectiva y sana se hace mucho más difícil en estos casos. 

Finalmente en determinados entornos familiares las relaciones entre los miembros están enmarcadas por los intereses personales que compiten con los de los demás. El intento por emular o superar los logros del progenitor se convierta en una necesidad para lograr la aceptación de los otros miembros. Igualmente el desgaste en las relaciones afecta la autoestima de los hijos. La figura paterna se convierte en una limitante que no permite al hijo tener logros personales. 

Normalmente esta es una condición que comienza a desarrollarse durante la infancia, en este periodo de tiempo los niños son muy receptivos en cuanto a la opinión de los adultos. Así es como comienzan a tener una importante influencia los traumas, esto es especialmente relevante cuando la figura paterna muestra un comportamiento no del todo positivo con su hijo. Al no sentirse lo suficientemente capaces o inteligentes tenderán a retraerse. 

complejo de alejandro

¿Cómo se supera y cuáles son los tratamientos más recomendados? 

El primer paso para lograr superar este complejo consiste en dejar de realizar comparaciones de forma constante. Comprendiendo que todas las personas son distintas y poseen sus propias cualidades, finalmente debemos darnos cuenta de que padres e hijos no tienen por qué enfrentarse entre sí. Todos poseen tanto virtudes como también defectos, la mejor forma de recuperar confianza es reconociendo aquellos aspectos positivos identificados en la propia persona. 

Es importante modificar el patrón de pensamientos relacionados con la inferioridad, negativismo e irracionalidad acerca de sí mismos. Estos pensamientos no realizan ningún tipo de aporte, en cambio crean limitaciones que incluso afectan al estado emocional. Es por ello que las personas suelen no sentirse capaces de realizar determinadas acciones y decisiones, en consecuencia este es un complejo que puede evolucionar empeorando los síntomas si no se trata a tiempo. 

Cuando se requiere de ayuda profesional psicológica usualmente se hace uso de la psicoterapia. Este es el tratamiento más habitual porque permite lograr que los pacientes modifiquen los patrones de pensamiento y comportamientos que tienen una naturaleza negativa. Se le brinda al paciente todas las herramientas necesarias que le ayuden a aumentar su autoestima y también sus capacidades comunicativas, en consecuencia se puede mejorar notablemente las relaciones familiares por medio de estas prácticas. 

Compartir
Dejar un comentario

Gracias por visitarnos

Somos WikiPsicologia, un espacio hecho por profesionales donde buscamos expandir el conocimiento en esta ciencia social tan importante.

Actualmente nos visitan alrededor de 500.000 personas mensualmente desde todo el mundo, y continuamos creciendo; llevamos desde 2019 creando contenido y continuamos haciéndolo.

¿Cuál es nuestro objetivo? Que ante la necesidad de información, pueda estar al alcance de todos!

¿Alguna pregunta o algún tema que necesites que desarrollemos? Puedes contactarnos a través de [email protected] y comentarnos; o bien puede que esté programado para ser publicado (cargamos más de 30 contenidos al mes) o bien lo agregaremos en agenda para trabajarlo pronto.

Gracias!