febrero 23, 2024
calidad de vida

Calidad de vida

La calidad de vida es una construcción verbal que se usa para referir el nivel más o menos regular de bienestar personal y colectivo. Obedece a estándares internacionales respecto al acceso que tienen los ciudadanos a una alimentación adecuada, a servicios públicos eficientes, donde se incluyen transporte, sanidad, etc.

En cualquier caso, más allá de la subjetividad que podría intervenir en la apreciación de cada persona sobre su nivel y calidad de vida, existen parámetros que ya están determinados desde la psicología, economía y los estudios sociales, que sirven para tener una idea más objetiva del estatuto ‘calidad de vida’.

¿Qué es la calidad de vida?

Para la Organización Mundial de la Salud (OMS) la calidad de vida es la percepción que un ciudadano posee de su espacio existencial, en función de su cultura y del conjunto de valores en el que se desenvuelve, atendiendo además a sus perspectivas, preceptos y deseos. Existen entonces factores subjetivos relacionados con la percepción que la persona tiene de su vida, en el aspecto físico, psicológico y social.

En tal sentido, la calidad de vida es una construcción ideológica o un juicio subjetivo del nivel que se ha logrado de felicidad, satisfacción o bienestar. Es decir, la calidad de vida también depende de ciertos indicadores, como son los sociales, psicológicos, conductuales y biológicos.

En cualquier caso, el concepto abarca un conjunto de elementos objetivos y subjetivos que redundan en la sensación y estado de bienestar de un individuo, no solo en el ámbito material sino emocional. Sin las condiciones básicas el sujeto no podría satisfacer sus necesidades, es decir, no tendría calidad de vida. 

Existen algunos métodos para determinar la calidad de vida. Por ejemplo, el Índice Spitzer de Calidad de Vida (ISCV, 1981) y el Cuestionario de Calidad de Vida del EORTC (1988).

calidad de vidaCaracterísticas de la calidad de vida

Con base a lo informado, la calidad de vida está condicionada por una serie de factores, que se pueden apreciar a primera vista, en forma de variables sociales y demográficas. Por ejemplo: los ingresos por familia, los vínculos entre edad, sexo y nivel de educación, condiciones laborales y familiares.

Existen también indicadores referidos a los comportamientos de las personas y las condicionantes sociales y de infraestructura disponibles, como las posibilidades de acceder a servicios de transporte, educativos, comerciales y sanitarios de calidad, entre otros.

Además, son componentes esenciales para determinar la calidad de vida de una persona y de comunidades, el tipo de vivienda o alojamiento que usan, su nivel de confort y seguridad, gasto en servicios, etc. En resumen, los indicadores de calidad de vida son:

  1. Situación fáctica: condiciones económicas, ahorro, clase de vivienda, etc.
  2. Condiciones laborales: número de horas, tipo de trabajo y salario devengado.
  3. Servicios sanitarios.
  4. Servicios formativos y educativos.
  5. Acceso al esparcimiento y relaciones sociales.
  6. Seguridad personal.
  7. Derechos humanos.
  8. Condiciones ambientales y contextuales.

En el caso de la calidad de vida de los individuos enfermos, existen algunos indicadores, agrupados de la siguiente manera: 

  1. El estado funcional, el cual incluye las actividades que regularmente un individuo lleva a cabo, como el cuidado propio, ejercicios y las diligencias diarias relacionadas con los roles.
  2. Los signos del cuerpo, advertidos por los pacientes, vinculados con la enfermedad que padece y las correspondencias con los tratamientos.
  3. La salud mental implica la presencia de ansiedad y depresión. 
  4. El desenvolvimiento social y cómo se ve afectado en los pacientes con enfermedades crónicas.
  5. Una apreciación general del paciente, debido a que la calidad de vida es más que la suma de una serie de variables.

La expresión «calidad de vida» viene a calar profundamente en las sociedades contemporáneas, porque se entiende como un objetivo a cumplir a nivel individual y social. En un contexto de modernización tecnológica y creciente desarrollo económico, la expresión resume el derecho humano de tener una forma de vida digna, conforme a ese crecimiento.

Desde luego, los indicadores arriba señalados funcionan de manera distinta según la sociedad estudiada. Es decir, cuando se habla, por ejemplo, de la calidad de vida de una comarca española, con una escasa población de adultos mayores, seguramente la conciencia de bienestar y calidad de vida de sus habitantes será satisfactoria, aún cuando no haya acceso a nuevas tecnologías. 

La vida campestre, con acceso a legumbres y hortalizas frescas, puede resultar una variable poderosa para que sus pobladores se consideran afortunados. La percepción de calidad de vida es entonces relativa.

Por otra parte, para los habitantes de las grandes urbes, que necesitan cubrir grandes distancias para llegar a casa, carece de importancia que sus alimentos vengan directamente del huerto a su mesa. En su lugar, necesitan de sistemas de transporte y servicios públicos de energía eficientes, acceso a la educación, entre otras necesidades. 

calidad de vida

Importancia de una buena calidad de vida

Ciertamente la calidad de vida que experimentan los ciudadanos, además de ser una percepción que se fundamenta en el contexto existencial particular, es una realidad en la Unión Europea, Países Bajos, Emiratos Árabes Unidos, Estados Unidos de América, entre otros países. 

Si se compara el nivel de vida de algunos países africanos con los países desarrollados, es evidente que existen diferencias sustanciales en las variables antes apuntadas: acceso a servicios de sanidad, alimentación, transporte, vivienda, educación, etc.

Entre los países latinoamericanos, las estadísticas sobre la calidad de vida en la última década destacan a Chile como el país con mejores expectativas. Pero eso está sujeto a discusión, ante las nuevas demandas sociales y económicas de los últimos tiempos.

No es un asunto menor la gran diferencia socioeconómica que existe entre los países del norte y los países africanos, como Mozambique, Sudán del Sur, Sierra Leona, por solo mencionar algunos. 

El estatus socioeconómico de un país como Dinamarca, con una percepción del ciudadano muy positiva hacia sus instituciones y sistemas de gestión pública, rivaliza con las necesidades más básicas no cubiertas de esos países africanos. 

Según los datos estadísticos, Dinamarca, Suiza, Finlandia y Australia son las naciones con mejor calidad de vida del planeta, además de Noruega, Irlanda y Alemania. En estos estudios se toman en cuenta factores como progreso, seguridad, estabilidad económica, nivel de alfabetización e igualdad de género, entre otros.

Ha de suponerse, y así lo avalan los datos, que a mejor calidad de vida aumentan las expectativas de vida de la población, como también la percepción de bienestar existencial redunda en la higiene emocional de las personas.  El World Happiness Report señala que Finlandia, Dinamarca y Suiza capitalizan la lista de países más felices y entre los primeros diez países no queda fuera ninguno del norte de Europa.

Si se aprecia el asunto de la alta calidad de vida como una conquista de los pueblos socialmente mejor estructurados, cuyas necesidades básicas y complementarias están resueltas, cabría suponer que las comunidades tendrían más tiempo para la invención tecnológica, científica y artística. 

Además, cabe suponer que estas sociedades poseen el contexto más adecuado para el desarrollo de habilidades blandas, denominadas también habilidades socioemocionales o transversales.

Estas habilidades estimulan la inteligencia emocional. Dicho en otras palabras, las habilidades socioemocionales implican el desarrollo de valores y aspectos de la personalidad que impulsan la comunicación asertiva entre los individuos de una sociedad.

En conclusión, el bienestar psicológico, físico y social se traduciría, en teoría, en una sociedad más abierta a la comprensión de sus semejantes y de otros que no lo son. Habría que verificarlo sobre el terreno.

Compartir
Dejar un comentario

Gracias por visitarnos

Somos WikiPsicologia, un espacio hecho por profesionales donde buscamos expandir el conocimiento en esta ciencia social tan importante.

Actualmente nos visitan alrededor de 500.000 personas mensualmente desde todo el mundo, y continuamos creciendo; llevamos desde 2019 creando contenido y continuamos haciéndolo.

¿Cuál es nuestro objetivo? Que ante la necesidad de información, pueda estar al alcance de todos!

¿Alguna pregunta o algún tema que necesites que desarrollemos? Puedes contactarnos a través de [email protected] y comentarnos; o bien puede que esté programado para ser publicado (cargamos más de 30 contenidos al mes) o bien lo agregaremos en agenda para trabajarlo pronto.

Gracias!